No importa de qué color sea el gato siempre y cuando atrape ratones, Deng Xiao Ping, líder reformador de la China moderna. 
Es la economía, estúpido James Carville; asesor de Bill Clinton. 
PRIMER RATÓN: Inversión privada. 
Sin inversión privada -nacional y extranjera- no hay crecimiento, sin crecimiento no hay empleos ni posibilidad de eliminar la pobreza extrema, ni desarrollo social. 
Ningún político, de ningún país, puede sobrevivir sin garantías a la inversión privada y al comercio exterior. AMLO no es la excepción. Este ratón no tiene modelo económico alterno exitoso. Se construye con certidumbre fehaciente, con instituciones fuertes y con límites al capricho de los políticos.
SEGUNDO RATÓN: Mal gobierno y obstáculos a la inversión.
¿El gobierno fomenta la iniciativa privada y la inversión en todos los niveles (micro, pequeña, mediana y grande) o la obstaculiza?
¿Cómo compara México contra otros países? ¿No estamos ya hartos los mexicanos del mal gobierno y el obstáculo a nuestras actividades emprendedoras y empresariales?
¿Qué acaso no sabemos que el exceso de controles genera corrupción y desinversión?
TERCER RATÓN: Eliminar la economía de compadres y la extrema corrupción que la acompaña.
¿El gobierno fomenta una economía de compadres o de méritos? ¿Qué acaso no estamos hartos de ver cómo se enriquecen los políticos y sus amigos, sea en el municipio, los estados o a nivel nacional, sean del partido que sean?
Cuando AMLO habla de separar el poder económico del político debe ser más preciso. Lo que debe eliminar es la economía de compadres y fortalecer la economía por  méritos.
CUARTO RATÓN: Ganancias monopólicas.
Hay industrias que sólo son competitivas para unas cuantas grandes empresas como los bancos, las comunicaciones, el cemento, el acero y el petróleo.
¿Cómo se combate la tendencia a que estas empresas impongan precios al mercado que les den ganancias extraordinarias? Con fomento a la inversión y a la competencia.
Si no es posible facilitar más competencia, entonces con intervención estatal quirúrgica para fijar límites al poder extremo conforme a experiencias exitosas y estándares internacionales.
OJO: El tema de oligopolios o monopolios es mucho más amplio. También incluye a los monopolios estatales en producción de bienes y servicios que  juegan en contra de la calidad de vida de la población.
QUINTO RATÓN: Finanzas públicas equilibradas, disciplina fiscal y buenos servicios de gobierno.
Hay muchas cosas por hacer con gasto e inversión pública. Lo primero es ser cauto para no crear inflación porque sabemos que ese es el peor impuesto para los más pobres.
AMLO quiere fomentar el crecimiento económico con inversión pública. Bien. OJO, la inversión pública no necesariamente es la de recursos fiscales, sino la de empresas o proyectos públicos, en donde todos podamos invertir. Nada más democrático que eso. ¿Quiere invertir en el sector energético? ¿Por qué no crear una empresa pública (mercado de valores) donde todos podamos comprar acciones?
Algo que nadie observa: Mucho más importante que la inversión pública es el gasto público. Ese gasto debe garantizar servicios públicos de calidad, con enfoque al cliente y la mejora continua. Los buenos servicios de gobierno son motor de desarrollo.
SEXTO RATONConexiones
Conexión a zonas y sectores de la población que se encuentran desconectados de la economía nacional e internacional. En efecto, como bien lo analiza Parag Khanna, el desarrollo económico tiene que ver con conexión de infraestructura, y sí, el sur de México es el que concentra la mayor cantidad de pobreza extrema y la mayor desconexión a la economía nacional e internacional. 
SÉPTIMO RATONEducación.
Otra manera de conectar a los menos favorecidos es con educación de calidad para todos, ligada a la necesidad de empleo de las regiones, sin demagogia y sin obstáculos por parte de nadie para alcanzar el objetivo.
OCTAVO RATON: Corrupción.
Ya la mencionamos en el caso de la economía decompadres, pero vale la pena insistir. La corrupción se combate con instituciones democráticas y transparentes, con mecanismos de defensa de los ciudadanos y con vigilancia permanente por todos, empezando por la independencia de los fiscales.
Su afán de modestia y de honradez ayuda como primer paso, pero no es suficiente, hay que cambiar al sistema para fortalecer las instituciones.
NOVENO RATONCuidar el ego
El mayor daño a cualquier país viene del ego de sus gobernantes. Se vale equivocarse pero no mantenerse en el error. Lo que funciona se refuerza, lo que no funciona se rectifica.
Si AMLO atrapa estos ratones tendrá no sólo el éxito económico asegurado sino el lugar en la historia al que tanto aspira. 
De los otros ratones, luego hablaremos, pero por lo pronto. "Es la economía, estúpido" siempre es la economía.
Santiago Roel  - Semáforo Delictivo