Independientemente de lo acertado o equivocado, forzado o no, del acuerdo con Trump, ¿qué podrá destacar de positivo en la crisis de la semana pasada?
1. AMLO no come lumbre. Entendió el riesgo y actuó en consecuencia. Golpe de realidad. Se acabó el romanticismo, los riesgos son reales. Siempre hay diablos más diablos que tú. 
2. Se apoyó en su equipo. Novedad muy deseable.
3. Trató -de la mejor manera- de defender la economía. La economía es importante. Bien por eso.
4. Hay límites al ejercicio del poder. El poder nunca es absoluto. Pensar que lo es es muy peligroso. 
5. Hay que cuidar las palabras. Hay consecuencias. Así como las hubo con EUA, las puede haber con otros países y con los mexicanos.
6. México no es una isla. Su desarrollo depende de su relación con el resto de los países y hay relaciones más importantes que otras. Venezuela no es importante. EUA, Canadá, España, la UE y demás socios actuales o potenciales sí lo son. Más pragmatismo y menos romanticismo.
7. Una cosa son las promesas de campaña y el discurso para consumo y éxtasis de sus seguidores, y otra es la realidad. Se vale rectificar, sus seguidores como quiera lo apoyan, sería valioso que los números también lo apoyen.
8. Buscar la "independencia soberana" en energéticos es una quimera anacrónica sin sustento: Así produzcas todo el petróleo y gasolina que consumes, eso no te da ninguna fuerza en las negociaciones y menos, si has debilitado la economía y las finanzas públicas al intentarlo. Al meter todos los huevos en una canasta se te olvida que no dejan de ser huevos, que cualquiera te los rompe con un tuit (tan literal o metafórico como quieras leerlo).
¿Qué podría hacer hacia el futuro? Una crisis es el mejor momento para evaluar y rectificar objetivos, estrategias y equipo.
1. Fortalecer la economía. México llegó muy débil a esta negociación por todas las pifias que se han cometido y los mensajes negativos que se han enviado a los inversionistas nacionales y extranjeros -pequeños y grandes- en: NAIM, CFE, Pemex, Dos Bocas, Tren Maya, etc.
2. Fortalecer el equipo. Correr a los que llegaron por compromiso político y no tienen el tamaño, contratar expertos de calidad, escucharlos, hacerles caso, respetarlos.
3. Dejar de dividir al país con sus palabras. Así como hoy Trump le mostró los limites a su poder, el tiempo también le demostrará que los amigos, los aliados, la negociación y la confianza de los mexicanos son importantes.
4. Hay enemigos muy poderosos pero el peor enemigo siempre eres tú mismo: Cuidado con la ignorancia, la soberbia, la demagogia y la terquedad. Cuidado con el auto-sabotaje.
Santiago Roel R.