México se incendia con el crimen organizado derivado de la prohibición y del Plan Mérida (Plan DEA). Mientras tanto... 
  • Mancera dice que no es un incendio sino una pequeña banda de fuegos. 
  • El Presidente dice que son tiempos "convulsos" en el vecindario. 
  • Osorio Chong dice que no hay atajos para sofocar el fuego. 
  • La DEA insiste en crear más fuego para que el incendio no llegue a su casa. 
  • Trump dice que nos puede enviar más piro-maniácos a México. 
  • Los gobernadores dicen que no se puede pintar bien la casa con el nuevo sistema penal acusatorio. 
  • Los analistas dicen que todo esto es un problema "multifactorial". 
  • Ningún precandidato o candidato habla del fuego. 
  • Los ricos dicen que el fuego se ubica en las habitaciones de servicio y "se queman entre ellos".
  • Los ciudadanos dicen que si bien en Suiza, Uruguay o Canadá se han sofocado estos incendios, la casa mexicana es de otra madera. 
 
Total, que nadie toma un balde de agua. Ni le llama a los bomberos. ¿Le seguimos o regulamos las drogas para sofocar el incendio? Ah, ya sé...ya conozco las respuestas: 
  • "No queremos que el fuego llegue a nuestros hijos, mejor nos quemamos todos". 
  • "Y si sofocamos el fuego, ¿qué hará el fuego?, mejor así lo dejamos"
  • "No se debe regular el fuego, el fuego es malo".
  • "Si no hubiera combustión, no habría fuego".
  • "Primero debemos acabar con el fuego antes de sofocar el incendio".
  • "No estamos preparados."
  • "Es un problema de educación."
OK, muy buenas excusas para no hacer nada...sigamos, pues, observando el incendio.